martes, 14 de mayo de 2013

El uso de Internet como fuente de información: un breve comentario


El comportamiento de casi la mayoría de estudiantes de pre-grado que concurren a las bibliotecas universitarias, para iniciar una investigación o complementar sus conocimientos con otras fuentes de información, se observa que inician su búsqueda de información en internet, a través de los motores de búsqueda disponible en el medio (Google, Bing, Firefox, etc.).  El artículo de Caldevilla  Domiguez, D. (2010)   “Internet como fuente de información para el alumnado universitario”  señala que la primera fuente de consulta que hacen los estudiantes es el internet.  Asimismo, detecta diversos problemas que perjudican el desarrollo académico de los estudiantes universitarios:
Primero: Señala que ”la información contenida en Internet no tiene ningún valor si la comparamos con lo publicado en documentos tangibles, ya que uno de los inconvenientes que tiene la información de la Red es no tener que haber pasado ningún control de calidad”. Por tanto,  la información que se obtiene y utiliza es de mala calidad, esto se debe  a que la información que se sube a Internet no necesariamente pasa por un proceso de control de calidad o es verificada por algún experto. En cambio la información impresa tiene que pasar por al menos un comité editorial, que no solo se limita a corregir el estilo o la forma de presentación, sino que la verificación del rigor académico que esta debe cumplir para ser una fuente confiable.
Segundo: Caldevilla (2010) llama Cyberplagio  a la forma más común que realizan los estudiantes para la presentación de trabajos colectivos;  mediante el llamado “cortar y pegar”, acto muy popular en los alumnos de pre-grado.  Son pocos los estudiantes que realizan un análisis crítico del párrafo que extrae y pega, basándose en el conocimiento previo adquirido en otras fuentes de información o lo impartido en una clase. 
Por otro lado, Carlos Vílchez Román, ex – Presidente de COBUN, publicó en la Revista Fénix N° 45 de la Biblioteca Nacional del Perú, el artículo titulado:  “Estudio de las bibliografías elaboradas por los estudiantes universitarios de pregrado: la evidencia del análisis de citas”, donde también indica que la facilidad que tienen los alumnos de pre grado al acceso a internet puede tener impactos negativos en la calidad de la información que utilizan, si ésta no está orientada por el docente.
En el artículo de Vilchez (2007) parte de la premisa que: “En los últimos años cada vez más estudiantes universitarios de pre y post grado utilizan la información encontrada en Internet para realizar sus trabajos académicos, práctica que tiene efecto positivo y negativo”.  En el aspecto positivo, el estudiante investiga sin limitación alguna, conociendo otros pareceres sobre el mismo tema a través del uso de fuentes no académicas, como diarios, literatura gris, materiales especiales (grabaciones sonoras, videos, etc.).  En el aspecto negativo es que la data tomada de internet, brinda una información poco profunda y sin un análisis estructurado del tema a investigar, además carece del rigor académico al no citar las fuentes de información utilizadas.
Sin duda, que la diversificación y expansión de los medios (blogs, redes sociales, entre otros) facilitan el acceso a la información con consecuencias favorables, pero no siempre es así; en ocasiones resulta ser más perjudicial que benéfico, por ejemplo cuando los contenidos de los medios dan información no fidedigna, por tanto mucha información recogida de internet no es confiable, salvo los artículos que cumplen el rigor académico de una investigación, que muchas veces son de libre acceso.
Conclusión
Los artículos de Caldevilla Domínguez (2010)   y de Vílchez (2007) a la fecha lo expresado en ambos artículos tiene vigencia, y nos invitan a una reflexión, por lo que recomendamos su lectura, como herramienta para otras investigaciones sobre el mismo tema.
Tal como lo señala Vílchez (2007) cada día son más los alumnos de pregrado y posgrado que priorizan el uso de Internet para iniciar cualquier proceso de búsqueda de información. Situación que puede variar con los lineamientos dados por los profesores para los trabajos monográficos encomendados. 
Observando ocularmente el comportamiento de un estudiante cuando ingresa a la biblioteca, lo primero que hace es dirigirse al módulo de computadoras que ofrecen el servicio de Internet, antes de consultar primero el OPAC de la sala o la base de datos de pago que la Universidad ofrece a través de la biblioteca.  
A lo expuesto, añadimos que esta situación podría estar pasando quizá porque los OPAC que representa los contenidos que ofrece la biblioteca universitaria, no contemplan todas las posibilidades disponibles, propiciando una sensación de insatisfacción, con los sistemas de información que la biblioteca universitaria ofrece.  Ante ello nos preguntamos   ¿Se está facilitando el trabajo de los estudiantes con los contenidos que la biblioteca ofrece? 
Hoy en día se espera que las Bibliotecas Universitarias asuman nuevos retos, como ser incubadoras de proyectos y de investigaciones de calidad, así como lograr ser  el acompañamiento de los estudiantes durante su formación académica, aunado al esfuerzo personal de cada estudiante de dedicar horas adicionales en biblioteca.  
Bibliografía:
Caldevilla Domínguez, David (2010). Internet como fuente de información para el alumnado universitario.   Revistas Científicas Complutenses. Cuadernos de documentación multimedia,  21. Disponible en:  http://bit.ly/ZVIDOB  (Consultado el 13/05/2013).
Vílchez Román, Carlos (2007).  Estudio de las bibliografías elaboradas por los estudiantes universitarios de pregrado: la evidencia del análisis de citas.  Disponible en: http://eprints.rclis.org/10082/1/citas_pregrado.pdf    (Consultado el 10/05/2013).    
     

                                           
                                                                       Libre acceso a internet



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada