jueves, 28 de octubre de 2010

Entrevista al presidente del COBUN, Dr. Óscar Gayoso

"La biblioteca es la piedra angular en la formación profesional"

-¿Cuáles son los objetivos del Simposio Internacional de bibliotecas universitarias organizado por COBUN?

-Hay dos objetivos importantes. El primero es que las bibliotecas universitarias del país están en desarrollo y no contamos con un sistema bibliotecario universitario como lo tienen otros países, por ejemplo, Brasil, donde existe consorcios consolidados que permiten acceder a los contenidos. En nuestro país lo que tenemos son bibliotecas universitarias heterogéneas, muchas de ellas de muy buena calidad. Las universidades grandes como la PUCP, la Universidad de Lima, Pacífico, o Cayetano Heredia, se preocupan -al igual que otras universidades particulares- por mantener una biblioteca de muy alto nivel y muy bien preparada para surtir las necesidades de los docentes y de los alumnos. Y también ocurre a nivel de las estatales: San Marcos, las universidades de Arequipa y Trujillo hacen esfuerzos, a pesar de las dificultades que pueden tener por el hecho de ser estatales, para mantener al día a sus docentes a sus alumnos y lo hacen con bastante éxito. Evidentemente, hay otras universidades con menos recursos económicos y con menos capacidad de acceso a los recursos de información que van a estar en una situación más difícil. Creo que la meta es que todo estudiante universitario en el país debe tener la posibilidad de alcanzar los recursos de información que se necesita para hacer una investigación, para que el docente pueda informar y formar de manera adecuada a sus alumnos.

El segundo objetivo es la normativización de las bibliotecas. Todos tienen la idea de que una biblioteca es un espacio donde hay libros y donde hay una bibliotecaria muy simpática que busca y entrega la información que uno necesita. Esa era la época antigua, funcionó en la biblioteca de Alejandría, donde los bibliotecólogos eran las personas mucho más eruditas y conocedoras de los contenidos de las bibliotecas.

En la actualidad es imposible que una sola persona conozca todos los contenidos de una materia. Lo que existe ahora son nuevas tecnologías de información. Existen nuevos modos de tratar la información, y eso hace que nosotros tengamos que formalizarnos y normativizarnos. Que normativicemos nuestras bibliotecas significa que establezcamos criterios mínimos para considerar que estamos frente a una biblioteca universitaria y el límite superior no existe en realidad, porque va a depender de los recursos que uno tenga. Lo que tendríamos que hacer es una vez que tengamos una línea de base, irla haciendo cada vez más exigente para que la docencia, la educación y la investigación en nuestro país sea cada vez mejor.

-¿Cómo ha revolucionado las modernas tecnologías el ámbito de las bibliotecas universitarias?

-En la actualidad todo lo encontramos dentro de las bases de datos electrónicas. Ahora, con la Internet, haciendo el uso adecuado de los descriptores bibliográficos que existen, se puedes tener acceso a miles de referencias y no se necesita toda una tarde, bastan tan sólo dos minutos para tener acceso a información de lo más variada.

No solamente se tiene acceso al listado, sino que -dependiendo de los recursos que tenga la biblioteca-, se puede tener el texto completo, no necesariamente en papel sino que la información viene por vía electrónica.

Y no solamente eso, uno se puede suscribir a las bases de datos especializadas, para que cuando salgan publicaciones acerca del tema que nos interesa, lleguen a nuestro correo electrónico. Ya no se necesita buscar, nos llegan las últimas informaciones y estamos al día con los temas de nuestro interés.

Hay una revolución total de las nuevas tecnologías de información y, evidentemente, el país no es ajeno a esa ola. Estamos inmersos en una onda electromagnética de información.

El bibliotecólogo de antes era una persona a la que le pedíamos el libro y tenía capacidad de orientarnos. Ahora es más informático, más tecnológico y conforme va pasando el tiempo, esto va a ser más acentuado. El factor humano nunca va a dejar de existir y nunca se va a dejar de necesitar la especialización ni la sapiencia del bibliotecólogo y de las tecnologías que se necesitan, pero la tendencia moderna es que el mismo usuario sea capaz buscar, de generar las mejores búsquedas para que tenga el mejor provecho de lo que existe de oferta en información.

-¿Qué papel cumple la biblioteca en el proceso de acreditación internacional de una carrera universitaria?

-La biblioteca universitaria es un pilar fundamental, es una piedra angular en la formación de todo alumno que está estudiando o que está investigando. Si nosotros no tenemos una buena biblioteca, evidentemente, por más que tengamos los mejores profesores y los alumnos más brillantes, el producto final no va a ser el que deseamos. Entonces necesitamos y es importante que estandaricemos y califiquemos a las bibliotecas que tenemos en las universidades de nuestro país: cuáles son las que cumplen largamente los requisitos para ser consideradas bibliotecas universitarias, cuáles necesitan algunas mejoras y cuáles necesitan una reforma total.

Y creo que es una responsabilidad que nosotros, como parte del COBUN. En esto hay que resaltar la abnegada labor de la Biblioteca Nacional, que está trabajando junto con el CONEAU, junto con el SINEACE y la ANR en este tema que es de importancia nacional. Pasamos la elaboración de los indicadores de gestión y ahora lo que nos viene es aplicar esos criterios mínimos a nuestra realidad para saber en dónde estamos. Evidentemente, los resultados no van a hacer todo lo halagadores que uno quisiera, pero esa es la idea: conocer nuestra realidad para poder modificarla, porque si no conocemos y no establecemos un nivel mínimo, la definición de biblioteca universitaria puede estar en la prehistoria en algunos lugares o puede estar en la época digital en otros.

Es necesario establecer esta evaluación nacional. Establecer una línea de base y comprometer a las instituciones estatales y, por qué no, también a las privadas, para que inviertan, para que cada vez podamos tener bibliotecas universitarias más sólidas y mejor preparadas para alcanzar los requerimientos establecidos.

-¿Cuáles son sus expectativas en torno a este simposio?

-Continuar creando conciencia de la importancia de las bibliotecas universitarias. Hay personas que piensan que éstas no son necesarias para una buena formación; sin embargo, es necesario tener clarísimo que sin un buen background de información, sin una buena base de información en la biblioteca de cada institución, no se va a poder avanzar en educación ni en investigación.

Reitero, asimismo, la idea de sembrar la necesidad que tenemos como país de normativizar nuestras bibliotecas para poder contar con una línea de base.

Por último, hacer que la gente le pierda el miedo a la acreditación. La acreditación no significa que si la aprobaste con 20 ya eres lo mejor. Significa que tienes que seguir avanzando y si tuviste 20 la primera vez, la próxima te tienes que sacar 40. Y si no aprobaste, tienes que hacer lo pertinente para corregir los errores y que la próxima evaluación salga positiva.

La acreditación no es algo malo. Es una forma de evaluarnos y compararnos con los demás y de poder mejorar. Es una oportunidad de mejora y no es una punición para nadie.

La expectativa que yo tengo es que se siembre en las autoridades nacionales la necesidad de establecer una institución (que en este caso puede ser el COBUN) a través de la cual se pueda adquirir o facilitar la compra de Bases de datos para las universidades del país. Lo ideal es que todos los estudiantes universitarios del país tengan la misma oportunidad de acceder a la información que tiene una universidad particular o de una nacional, para eso necesitamos formalizarnos, tener un mínimo de infraestructura, financiamiento del parte del Estado, pero si no comenzamos a sembrar la idea desde ahora, nunca lo vamos a lograr.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada